Debajo de la cama

Debajo de la cama están los monstruos, los fantasmas y todos esos espantos que consumían nuestros sueños cuando éramos pequeños y no nos atrevíamos a mirar. Ahí está la oscuridad eterna, la que esconde toda clase de maleficios y cosas inexplicables. En ese lugar se esconden nuestros miedos y aprensiones, las que a veces todavía hoy nos atormentan por las noches y hacen que los párpados se congelen y no puedan cerrarse, los que nos mantienen en vilo mientras dura la penumbra y ya no están ahí cuando por fin nos atrevemos a mirar por la mañana.

Sigue leyendo

Anuncios