Día de muertos

–          La verdad es que no sé por dónde comenzar.

–          En algún momento tendrá que comenzar a hablar, es por eso que está aquí, ¿verdad? – replicó el policía, que empezaba a perder la paciencia.

–          Usted sabe ya que fui yo quien lo hizo. No creo que haya necesidad de saber nada más.

–          Ésa es precisamente la cuestión – le respondió el hombre del uniforme – necesito saber todo. No saldrá de aquí hasta entonces.

–          ¿Por qué?… deberíamos dejarlo todo ahí… ¡Vamos! ¡Condéneme!

Sigue leyendo

Anuncios