Navidad

Nunca nadie me dijo qué era la Navidad.

Para mí, era ese tiempo extraño y desconocido, en que mis parientes se alborotaban sin razón aparente. Yo era siempre relegado. Había vivido con ellos toda mi vida, porque mis padres murieron apenas yo nací. Por eso, no sentía nada de la emoción que todos ellos tenían cuando se aproximaban esos días en que la nieve tapaba nuestras ventanas. Había regalos, comida para alimentar a treinta familias, muchos caramelos, y sobre todo, niños felices.

Menos yo.

Sigue leyendo