Espejo

Hoy viste su fantasma, otra vez. Creo que se está convirtiendo en algo habitual. Ya no puedes controlarlo. Verlo en sueños e intentar agarrarlo por la solapa de su chaqueta, querer inútilmente que no se te pierda entre la marea de gente que puebla tu mente. Llorar frente a él y gritarle todo lo que te has guardado… gastar hasta la última gota de saliva, mojar su cara con tus lágrimas, con tu angustia.

¡Qué raros son los sueños! ¿Verdad? Parece que llevaran un guión preparado, donde tú siempre eres ese personaje olvidado por el escritor, sin la posibilidad de conseguir algo importante, sin que los demás te vean, sin hacerte notar, asistiendo impávida al desarrollo de los sucesos, de los que nunca eres parte.

Sientes que llevas la maldición de Sísifo por dentro, porque cada vez que lo encuentras, que estás a centímetros de verlo, de tocarlo y poder hablarle, el remolino de almas se hace gigante y te envuelve en ese vórtice oscuro e infinito, y te aleja de Él.

Vuelves entonces a la realidad y te sientes vacía. Piensas que nada vale la pena y te pasas horas acostada sobre las sábanas sucias de tu cama. La ropa sucia y la alfombra manchada te acompañan inertes, en las tardes eternas, donde el tiempo pasa tan lento que parece que le doliera continuar, que preferiría detenerse de una vez e implosionar.

Vas corriendo a la cocina y vomitas, no has comido en días y tus gemidos vacíos se pierden poco a poco, así como el eco de las gotas de agua que caen ajenas sobre el lavabo. Su sonido marca el pulso de tus días, de tus horas, de toda tu existencia.

No lo soportas y agarras el frasco de pastillas, te tomas todas las que avanzas, sin pensar en lo que pase, deseando con todas tus fuerzas dejar de respirar en medio de la noche, y abandonar para siempre el cuerpo que habitas, hasta que otra vez, Sísifo te vuelva a despertar.

Mientras duermes, drogada inútilmente por los estupefacientes, los fantasmas de los sueños te acosan y no te dejan descansar. Te veo hablar inconscientemente, parece como si conversaras con Él, en ese mundo desconocido, donde todo pesa menos que acá.

Es tarde y afuera hace frío. Tú te despiertas y empiezas a llorar. Lejos, en las calles mojadas las almas se esconden de los transeúntes que caminan sin rumbo porque no pueden dormir, porque siguen buscando entre los muertos a los que alguna vez quisieron.

No… Nunca los encontrarán.

Lenin V. Paladines Paredes

lv.paladines@gmail.com

@lvpaladines

Creative Commons License
Este trabajo se encuentra protegido bajo una licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. que permite descargar descargar el contenido y compartirlo con otros siempre y cuando se reconozca el crédito correspondiente al autor, sin cambiarlo ni distribuirlo comercialmente.

Anuncios

4 pensamientos en “Espejo

  1. rbaralt dice:

    Lenin, este relato me deja agradablemente desconcertado. ¿Cuántas veces no nos hemos sentido asi de impotentes en un sueño?, ¿cuántas veces no nos hemos refugiado en ellos para no hacerle frente a la realidad? Pero ésta siempre nos alcanza, nos engulle, como si el sueño fuera sólo un impulso que te lanza con fuerza hacia el despertar.
    Me encantó el ejercicio de abstracción, colocando la narración desde el otro género.
    Mis felicitaciones como siempre.
    Rafael Baralt
    @rbaralt

  2. carlos dice:

    Hola:
    Le felicito por su blog. Enhorabuena. Este relato, no obstante, me parece incompleto, si no lo entendí mal, quizá una parte de un relato más largo.
    En cuanto a lo del club de lectura, le recomiendo este título
    http://www.siruela.com/catalogo.php?opcion=buscar&id_libro=9
    En esta web puede encontrar un fragmento del libro e cuestión, que está en ebook.Si no le gustase, este libro del miso autor puede ser interesante para ustedes: http://www.siruela.com/catalogo.php?opcion=buscar&id_libro=1352
    Si de nuevo resulta un no, puedo sugerirle una novela negra (Donna Leon, Henning Mankell, Andrea Camilleri, Francisco González Ledesma, etc.) o algunos de los casos de Sherlock Holmes escritos por Conan Doyle, que suelen ser apuesta segura. en Barcelona (España) hay una librería dedicada exclusivamente a ese género.
    Un abrazo y esperando haberle sido de utilidad.

  3. lvpaladines dice:

    Muchas gracias por su comentario profe, la verdad esa misma es la intención del cuento, no mostrar explícitamente todo lo que se quiere, pero tomaré su sugerencia. Y gracias por los títulos, trataré de encontrar más en línea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s