Caracteres

Es lo que está de moda. Lamentablemente. Esa palabra “micro” que pretende definirnos y regular todo lo que escribimos. Ahora se habla de microcuentos,  de microideas, de microblogs… de páginas web que incitan la creación de literatura en extensiones tan irrisorias como 140 caracteres…  todo es pequeño, reducido,  minimalista y snob. Probablemente nos convertiremos pronto en “micropersonas”, no por nuestro tamaño sino por la cantidad de cosas que nos entran en la cabeza, porque de alguna manera lo que está en boga es que todo sea más cortito, preciso, conciso, fácil de entender y mediocremente pensado.

Sigue leyendo

Anuncios

Gris

Cuando uno está estudiando en la universidad, tiene muchas ilusiones en su cabeza, como por ejemplo, esforzarse lo suficiente y sacar buenas notas, para así llegar a ser un profesional aceptable y tener la posibilidad de encontrar un trabajo que le permita vivir de manera tranquila y despreocupada, mientras se desempeña en lo que a uno más le gusta…

Lamentablemente es otro el panorama que se presenta delante cuando el momento verdadero llega. Recién uno se da cuenta de que el campo laboral al que uno aspiraba está completamente saturado desde hace décadas, por lo que conseguir un trabajo se le hace virtualmente imposible, en parte porque todo el mundo exige experiencia laboral previa (de dónde se la va a sacar uno si por eso mismo no le dan trabajo)… lo que conlleva a que se tenga que trabajar gratis o mendigar trabajos pésimamente remunerados… a años luz de los que uno  imaginaba.

Sigue leyendo

¿Por qué un blog?

La pregunta, ya rondaba por mi cabeza desde hace algún tiempo. Escribo artículos de opinión para un periódico local, pero no artículos comunes y corrientes… unos que estaban completamente alejados  de temas como política o politiquería (cuestiones que saturan la página de opinión de los diarios), y se acercaban más a la realidad  de la sociedad, o a la narrativa y a la ficción.

Un blog, probablemente me ayude a tener más espacio ( no habrá nadie que me cuente los caracteres y que me quite palabras de los títulos, para que “se vea mejor”), y llegará a más gente de mi edad, que no compra los diarios porque prefiere Internet, o porque simplemente no está interesada en leer lo que dicen, para eso en cambio, están los blogs…

Sigue leyendo